Iglesia Bautista Central
Servicio 28 de Agosto del 2022
Orden de Servicio
  • Adoremos a Dios
  • ADELANTE CON VALOR
  • 298. Que Me Puede Dar Perdon
  • Gálatas 4:1–7 RVR60
    1 Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; 2 sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. 3 Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. 4 Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. 6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! 7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

    INTRODUCCIÓN

    Aprendíamos la semana anterior sobre el valor de la expiación de Cristo en la cruz. Decíamos que fue lo suficientemente grande como para cubrir los pecados de todo ser humano.
    Y al decir que Jesucristo murió por todos los pecados de todos los hombres y expió todos nuestros pecados, no estamos diciendo que todos los hombres reciben los beneficios de tal expiación de manera automática. Ya que la expiación de Cristo efectúa la salvación exclusivamente en los creyentes, es decir en los que creen sinceramente y se arrepienten de sus pecados.
    De manera que Jesucristo redime a los creyentes de cualquier forma de esclavitud al pecado y la opresión a través de su muerte y su resurrección.
    El precio que se pagó para hacer esto posible fue su propia muerte pues en ella derramó su propia sangre. Jesucristo murió para pagar el precio de la libertad de aquellos que estaban en esclavitud al pecado y rescatarlos de una inminente condenación.
    Es a través de la muerte fiel y obediente de Cristo, que Dios concede el perdón y la vida eterna a los pecadores que creen y se arrepienten de sus pecados.
    Es por eso que decimos que la obra de Dios de salvación es llevada a cabo mediante la cruz y la resurrección de Jesucristo, los cuales eran necesarios.
    Y por la fe, el creyente es parte y recibe todos los beneficios obtenidos por el Señor a través de su obediencia a Dios.
    Uno de los beneficios lo veíamos la semana pasada y se trata de la Justificación. La cual presenta ante Dios a un pecador como yo, como si nunca hubiere pecado.
    Y en el día de hoy hablaremos de otro de los beneficios de la muerte expiatoria y propiciatoria de Cristo en la cruz. Me refiero a:

    LA ADOPCIÓN

    Gálatas 4:5 RVR60
    5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.
    Efesios 1:5 RVR60
    5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
    Romanos 8:15 RVR60
    15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
    Creo que todos entendemos el concepto del término adopción.
    Jurídicamente hablando la adopción es un acto en virtud del cual un adulto toma como propio a un hijo ajeno, con el fin de establecer con él o con ella una relación paterna y familiar.
    El verbo adoptar tiene varios sentidos o usos uno de ellos habla de tomar un hijo ajeno como propio en virtud del acto jurídico de adopción.
    En este acto una persona toma a un niño o niña de una familia que no es la suya propia, lo introduce en su familia y lo considera como un hijo verdadero, con todos los privilegios y todas las responsabilidades que pertenecen a esa nueva relación.
    El adoptado viene a ser miembro de una nueva familia los cuales han acordado recibirles como hijo.
    Algo muy similar a esta imagen sobre el acto de adopción es lo ocurre con los creyentes.
    La muerte de Cristo en la cruz no sólo me concede el privilegio de ser declarado inocente por medio de la justificación la cual es como ya vimos por la fe. Sino que además me concede el honor de venir y formar parte de la familia de Dios.
    La adopción es un beneficio particularmente admirable que la muerte de Cristo ha obtenido a favor del creyente.
    La adopción es la obra divina con la que Dios declara que los creyentes regenerados son sus hijos e hijas amados a los cuales Él recibe como miembros de su familia.
    Pablo quien es el que más y también el único que Dios uso para escribir sobre esta verdad. Él dice que;
    LA ADOPCIÓN DE CREYENTES COMO HIJOS ES UN ACTO DE DIOS QUE FUE PREDESTINADO.
    Efesios 1:5 RVR60
    5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
    En el contexto Pablo comienza alabando a Dios quien nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.
    Efesios 1:4 RVR60
    4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
    El verbo predestinar del griego PROORIZÖ, se define como: Decidir de antemano o anticipadamente.
    Y tiene el sentido de, determinar algo antes de tiempo o antes de su ocurrencia.
    Y ¿qué fue lo que se determino previamente o se decidió de antemano pastor?
    Que los creyentes fuesen adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad.
    Y ¿cuándo Dios determinó hacer esto?, ¿cuando creímos? No, Dios lo había predeterminado mucho tiempo antes.
    Él lo determinó antes de la fundación del mundo.
    Efesios 1:4 RVR60
    4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
    Antes de que el mundo fuese formado, a lo menos cinco mil años atrás, Dios había decidido muy anticipadamente la adopción de los creyentes como hijos suyos y como herederos de las maravillas de su gracia.
    Antes de que usted y yo naciéramos Él había anticipado adoptarnos y hacernos parte de su familia.
    No eramos sus hijos, eramos su creación perdida, eramos hijos de ira, esclavos del pecado y de Satanás, eramos quienes nos complacíamos en sus mentiras y placeres pecaminosos.
    Pero Dios había anticipado la salvación, la liberación y cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su hijo Jesucristo, nacido de una mujer, para que nos redimiera, nos libertara y además de eso nos adoptara como hijos suyos y venimos a ser herederos.
    Ahora tengo una naturaleza nueva, una familia nueva, ahora tengo un Padre celestial que me ha otorgado el derecho de llamarle Abba Padre. Quién me ha dado su Espíritu Santo el cual clama Abba Padre.
    Gálatas 4:7 RVR60
    7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.
    Todo esto mis queridos hermanos y amigos fue hecho posible por la muerte de Cristo, se efectuó cuando creímos y fuimos hechos miembros de la familia de Dios.
    Y se consumará, tendrá su completa realización el día que recibamos nuestros cuerpos resucitados, nuestros cuerpos celestiales con los cuales habitaremos para siempre con Dios en la eternidad y heredaremos junto con el Señor Jesucristo su reino.
    Romanos 8:23 RVR60
    23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.
    Quisiera terminar hablando de:
    LAS CONSECUENCIAS DE LA ADOPCIÓN
    Cuando hablamos de consecuencias hablamos de un acontecimiento derivado o que resulta forzosamente de otro.
    Como ya entendemos, la adopción significa el que se nos sitúe en una familia a la cual no pertenecíamos por naturaleza.
    Efesios 2:3 RVR60
    3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
    ¿Cuál es el resultado de tal adopción?
    Que los hijos de ira que en otro tiempo eramos nosotros, lleguemos a ser hijos de Dios.
    La adopción significa ser librados por completo de relaciones anteriores, particularmente de la ley, la que no me podía salvar, la que me condenaba.
    Gálatas 4:5 RVR60
    5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.
    La consecuencia de la adopción es que ahora ya no hay ley que me condene, porque en Cristo hay libertad de la ley que atestaba contra mi y me declaraba culpable. Ahora en Cristo soy inocente y soy hijo de Dios.
    La adopción solamente es posible por un acto voluntario del que adopta.
    Yo no podría ser parte y ser heredero de la familia X si el padre de tal familia no me adopta.
    Dios antes de que el mundo existiera y antes de haber nacido había planeado adoptarme como su hijo.
    La adopción es el resultado de una decisión amorosa de un Dios que apostó voluntariamente adoptar como hijo a un hombre tan pecador como yo.
    Efesios 1:5 RVR60
    5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
    Somos adoptados simplemente porque Él quiso adoptarnos, no porque había algo bueno en nosotros.
    Todo esto; la justificación y la adopción es resultado, es en virtud y es un beneficio de la muerte de Cristo en la cruz.

    CONCLUSIÓN

      • Gálatas 4:1–7RVR60

      • Gálatas 4:5RVR60

      • Efesios 1:5RVR60

      • Romanos 8:15RVR60

      • Efesios 1:5RVR60

      • Efesios 1:4RVR60

      • Efesios 1:4RVR60

      • Gálatas 4:7RVR60

      • Romanos 8:23RVR60

      • Efesios 2:3RVR60

      • Gálatas 4:5RVR60

      • Efesios 1:5RVR60

    Let us get to know you!

    Please take a moment to send us your information so that we may stay connected with you. Your information is carefully managed and protected.
    I am a:
    Age:
    How did you hear about us?